Contrato de Alquiler

firmando contrato de alquiler

Si tienes una propiedad y estás pensando en arrendarla, antes de cumplimentar un modelo de contrato de alquiler debes informarte cabalmente. Ahora, lo mismo sucede si buscas rentar un mueble o inmueble, por eso te diremos qué es, para qué sirve y a quienes les compete.

¿Qué es un contrato de alquiler?

Se trata de un convenio celebrado por al menos dos personas, conocidas como arrendador y arrendatario. Quienes son el propietario de la instalación y el ocupante de la misma.  Esto puede ser escrito o verbal, pero lo mejor es respaldar el pacto llenando un modelo de contrato de alquiler. En dicho contrato de arrendamiento se pautan las condiciones de la estadía del arrendatario y fijas el plazo. De esta manera, llegas a un acuerdo en lo que respecta al valor mensual que el inquilino pagará. ¿Por qué es mejor que todo sea por escrito? Porque mediante esta garantía se exige el cumplimiento de lo establecido.

Lo que deben tener estos contratos

En una formalidad de este tipo se señalan los derechos y las obligaciones que las dos partes han de cumplir en cuanto al inmueble. De hecho, es prudente que en el documento se escriban cuáles son las acciones a ejecutar en caso de una situación determinada. Siendo así, es imprescindible que tenga lo siguiente:

  • Datos personales del dueño del inmueble (arrendador) que cumpla con los requisitos
  • Nombre y apellidos de quien se beneficia de la propiedad (arrendatario)
  • Dirección y especificaciones de las instalaciones en cuestión
  • La intención de cumplimentar el contrato; o sea, constar que el objetivo es arrendar el inmueble
  • Residencia del arrendador, del arrendatario y de la persona que avala el contrato.

Valor de la renta

Además de lo mencionado hasta ahora, en el modelo contrato de arrendamiento  ha de indicarse el coste de la renta. De igual forma, se demuestra la frecuencia del pago, sea mensual, semestral o anual. Del mismo modo, se expone en qué periodo se ejecutará, y si es por adelantado o vencido.

Costes adicionales

En caso de que el arrendador preste un trabajo agregado al inquilino es prudente que quede señalado en el contrato. Por otro lado, es muy importante que el inquilino esté enterado de la penalización que tendrá si no hace el pago a tiempo.

Período del contrato y condiciones de pago

La caducidad del contrato varía según los requerimientos del arrendador. Puede ser de 6, 12 o 18 meses. Por ejemplo, para una vivienda el periodo obligado es de 12 meses, a menos que las partes acuerden lo contrario.

Al mismo tiempo, es importante que se indique si el pago será en efectivo, transferencia electrónica o cheque. También si el arrendatario lo paga en la casa, en un establecimiento del propietario o si le deposita el dinero. Cada detalle es significativo a la hora de redactar y establecer tal documento.

Uso de las instalaciones

Se requiere que el arrendador y arrendatario estén enterados del propósito del arriendo. Tiene que quedar claro si es para vivienda, comercio u oficina. Incluso, no está demás señalar el nivel de ruido permitido en ciertos horarios y si se admiten mascotas, para evitar problemas.

Renovación y depósito

Es valioso que quede establecido si el contrato se renueva, o si solamente es por un período de tiempo señalado. Así pues, también se garantiza el cuidado y el respaldo de las instalaciones; por lo tanto, el inquilino debe hacer un depósito por anticipado.

Al acercarse el vencimiento del contrato, es válido que el ocupante haga una petición al propietario con la finalidad de extenderlo. Si el arrendador está dispuesto a hacerlo es necesario que se actualice la formalidad. 

¿Para qué sirve el modelo de contrato de alquiler? 

Existen muchos modelos, ya que hay diversos bienes e instalaciones que las personas poseen para arriendo. Gracias a este documento, los implicados llegan a término en cuanto al uso y el tiempo estipulado. Son muchas cosas que suelen alquilarse, algunas son:

  • Casas
  • Apartamentos
  • Habitaciones o piezas
  • Instalaciones comerciales
  • Vehículos
  • Prendas de vestir de lujo y demás.

Estos pactos se llevan a cabo absolutamente en todas las comunidades autónomas. Por lo tanto, todo dependerá de la clase de convenio que ha de establecerse a fin de seleccionar el modelo de contrato de alquiler. Algunos de los que hay son los siguientes:

Modelo de arrendamiento de una vivienda

En toda clase de trato es vital que se hable de manera concisa y clara  para que los involucrados sepan lo que concretan. Por ejemplo, en el documento para una vivienda, se plasman los nombres, los DNI, los datos del inmueble y todas las condiciones del arriendo.

Modelo para alquilar una residencia amoblada

Es muy práctico que una persona se beneficie de una instalación amoblada. Sin embargo, el arrendador ha de escribir y fotografiar todos los muebles y enseres que el ocupante usará. Asimismo, el beneficiario permanece enterado de que no hará alteraciones completamente en nada.

Modelo para alquilar con alternativa de compra

Se trata de una clase de modelo que no es muy usado, pero en el presente ha tenido cierta demanda. Por seguridad, es necesario que en el modelo se plasme en qué momento el ocupante puede optar por esta opción a compra.

Independientemente de que sea el propietario o el inquilino, debe informarse al respecto. Aparte de estas clases de modelos, también hay uno para avalar el arriendo de una habitación o de un local.

Cumple con los requisitos del contrato de alquiler

Sea cual sea el tipo de respaldo que vayas a usar es significativo que tengas tu DNI y sepas las cláusulas pertinentes. Contar con un contrato hará que tengas la plena seguridad de todo, tanto de los beneficios como de hacer cumplir los acuerdos.

error: Content is protected !!