Contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales, todo lo que necesitas saber.

Perrito durmiendo haciendo referencia a Contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales

Quienes llevan años rentando viviendas o inmuebles saben, por experiencia, lo importante de elaborar el contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales. La verdad es que para muchos arrendatarios la sola idea de permitir mascotas en sus

propiedades les causa verdadero terror. Por su parte, a algunos inquilinos no les resulta fácil hallar una vivienda donde se admitan sus animales domésticos.

Importancia de redactar un contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales

Animales y alquiler son dos palabras que generan preocupación en las mentes de arrendados y arrendatarios. Para los propietarios de inmuebles, permitir mascotas en sus propiedades es sinónimo de deterioro prematuro. De ahí que se aseguren de redactar el contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales.

Los contratos de alquiler son documentos que expresan el acuerdo entre arrendatarios e inquilinos de rentar una vivienda. Dicho documento tiene carácter y validez legal, siendo muy importante redactarlo con la mayor claridad posible. De hecho, se pueden añadir la cantidad de cláusulas necesarias para abarcar distintas circunstancias y situaciones particulares.

Es necesario expresar por escrito la exclusión de mascotas

Entre las cláusulas o apartados que debe llevar un buen contrato de alquiler, figura la admisión o exclusión de mascotas dentro de la propiedad. De hecho, si esta cláusula no se incluye se sobreentiende que la tenencia de mascotas está permitida. Muchos arrendatarios se han llevado sorpresas desagradables por no reparar en este detalle al inicio del contrato.

De tal forma que, para evitar inconvenientes y debates legales, es mucho mejor que el propietario ponga por escrito si acepta o no mascotas dentro de su propiedad, firmando un contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales o no. De esta manera, el inquilino sabrá cuáles son sus límites y las posibles implicaciones de traspasarlos. Asimismo, el arrendatario dispondrá de una base legal para hacer valer su voluntad.

Modelo de cláusula de exclusión de animales

“Se prohíbe de forma expresa al inquilino tener en el piso arrendado cualquier tipo de animal doméstico. El incumplimiento de la presente obligación será considerado causa suficiente para la resolución del contrato de alquiler, de conformidad con lo establecido en el artículo 27.1 de la vigente LAU.”

Modelo contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales

Además de incluir los datos y cláusulas habituales en todo contrato de alquiler, el contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales debe contener un apartado exclusivo sobre la tenencia de mascotas. En caso de exclusión, la redacción de dicho apartado puede elaborarse como se expresa a continuación:

“Queda expresamente prohibido al inquilino tener mascotas y/o convivir con animales domésticos en el piso arrendado. El incumplimiento de esta obligación será considerado como causa suficiente para la resolución del contrato de alquiler. Lo expresado está en conformidad con lo establecido en el Artículo 27.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU)”.

¿Y si la cláusula de admisión de animales no figura en el contrato de alquiler?

Ahora bien, ¿qué puede hacer el propietario si la prohibición de tenencia de animales no figura en el contrato de alquiler? Como ya hemos señalado, la ausencia de dicho apartado en el cuerpo del contrato le da permiso al inquilino para tener mascotas en el piso arrendado. Sin embargo, el arrendatario aún tiene capacidad para oponerse a que su inquilino tenga animales domésticos en su vivienda.

  • Si las mascotas causan desperfectos o daños a la propiedad o inmueble, en cuyo caso el propietario puede solicitar la resolución del contrato, además de requerir la indemnización debida.
  • Si los vecinos expresan quejas con respecto a los animales domésticos propiedad del inquilino. Es habitual que la comunidad exprese su descontento por los ruidos o la condición de insalubridad en la que se encuentran las mascotas.

No todos los casos son tan malos como los pintan

En vista de la negativa de tantos propietarios a permitir mascotas en sus viviendas, muchos inquilinos tienen dificultades para hallar un alquiler digno. Las probabilidades de que consigas rentar tu propiedad aumentan considerablemente si habilitas esta opción. Es bueno acotar que no todos los casos de tenencia de mascotas suponen un problema para la propiedad ni los vecinos.

Conclusión

Concluyendo, un contrato de alquiler con cláusula de admisión de animales realmente es un contrato de alquiler de vivienda normal, al omitirse la cláusula, se está implícitamente permitiendo la tenencia de mascotas en caso contrario, se le debe agregar la cláusula citada anteriormente.

error: Content is protected !!